Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Niño de 12 años trabaja para ayudar a su madre adoptiva que se quedó sin empleo por la pandemia

El pequeño hace mandados y hasta carga mercados a cambio de monedas y aunque personas dicen que es explotación infantil, él dice que no lo es, pues asegura qué explotación es cuando alguien es obligado a trabajar, pero él lo hace porque quiere.

Niño que trabaja para ayudar a su mamá
Niño trabaja para ayudar a su madre adoptiva que se quedó sin empleo a
/Foto: Instagram Dentinho o comedia

Erikson Bastos es un niño que se hizo viral por el gran esfuerzo que hace por darle una mejor vida su madre, pues debido a que la mujer de avanzada edad se quedó sin empleo por la pandemia, trabaja para sustentar el hogar, según informó el diario Portal vr14 .

De acuerdo con el medio, el menor fue acogido por una pareja de avanzada edad, quienes sin importar lo humildes que eran y la falta de recursos le dieron un hogar.

Sin embargo, pasados unos meses debido a la pandemia los padres se quedaron sin trabajo y comenzaron a pasar necesidades, pues debido a su edad nadie los empleaba.

Asimismo, como no terminaron sus estudios nadie podía contratarlos, pues la mayoría de trabajos que ofertaban eran virtuales y para personas que manejaran por lo menos dispositivos tecnológicos e internet, pero ellos ni escribir saben.

Por lo que el pequeñito decidió ponerse a ayudar a sus vecinas a cargar bolsas y a hacer mandados a cambio de monedas, para así ayudar a traer algo de comida para poner en la mesa.

Ahora el niño todos los días sale a hacer mandados y a llevar mercados de un lado a otro. De esa manera ha podido ayudar a su familia con muchas cosas.

Publicidad

Y aunque muchas personas le han dicho que eso es explotación infantil, no le importa, pues según dijo, ninguno de ellos fue capaz de brindarle un hogar cuando lo necesitó y ahora sí se las dan de buenos samaritanos.

Asimismo, considera que un trabajo no debería ser considerado explotación infantil, pues segura qué explotación es cuando un niño no quiere trabajar y lo obligan.

Sin embargo, su caso es diferente, ya que él lo hace porque quiere y porque le gusta, por eso considera que no es así.

Ahora el niño asegura querer ayudar a su mamá y a su papá hasta que pueda, ya que aunque su papá consiguió trabajo, él quiere seguir aportando para que nunca les falte nada.

"Mientras tenga fuerzas, no faltarán nada en casa", dijo.

Sigue a La Kalle  en Google y entérate de lo mejor de la música Sigue a La Kalle en Google y entérate de lo mejor de la música