Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Llegó al hospital de urgencias y descubrió que tenía la sangre espesa y BLANCA

Expertos difundieron el caso en una revista médica.

14648_La Kalle - Paciente alemán con la sangre blanca - Foto American College of Physicians
La Kalle - Paciente alemán con la sangre blanca - Foto American College of Physicians

Un hombre acudió de urgencias a un hospital de Colonia, Alemania, y allí descubrieron que tenía su sangre espesa como la miel y completamente blanca.

Médicos alemanes fueron quienes difundieron el asombroso caso en la revista Annals of Internal Medicine y lo describieron como hipertrigliceridemia o sobresaturación de sangre por triglicéridos.

El paciente de 39 años, quien además es diabético, fue hospitalizado. Sus síntomas eran dolores de cabeza, vómitos y pérdida de lucidez. Estado en el centro médico, perdió el conocimiento.

Te puede interesar: Codependencia, una CONDICIÓN mental que debe tratarse

Según explican, la hipertrigliceridemia puede resultar de varios factores como: la genética, la diabetes, problemas con el metabolismo y hasta el funcionamiento de los riñones.

Lo normal en una persona sana es que debe tener menos de 150 mg (miligramo) de triglicéridos por un dL (decilitro) de sangre. Una hipertrigliceridemia ‘muy alta’ inicia con 500mg/dL.

El paciente en cuestión ya tenía más de 18000 mg/dL, 120 más de lo normal.

14649_franz
franz
franz


Foto: Getty Images

Publicidad

Ante este caso extremo, los médicos empezaron por usar la plasmaféresis, la separación del plasma y regreso de las células de sangre al cuerpo. Este se usa habitualmente para curar la hipertrigliceridemia, pero debido a la cantidad de grasa acumulada por el paciente, no tuvo éxito.

Tuvieron que recurrir a la sangría, un método que se usaba en la antigüedad que consiste en la extracción controlada de la sangre del cuerpo.

Aunque había sido tachado de inútil, este procedimiento era la única alternativa del paciente.

Así pues, extrajeron dos litros de la sustancia espesa y lo reemplazaron con sangre donada. Solo así lograron que el nivel de triglicéridos en el hombre bajara hasta el punto apropiado para continuar el procedimiento con la plasmaféresis.

 

 

Publicidad

 

Sigue a La Kalle  en Google y entérate de lo mejor de la música Sigue a La Kalle en Google y entérate de lo mejor de la música