Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Se casó con un ermitaño que vivía solo en las montañas por su herencia, pero él no le dejó nada

El sujeto, mayor 25 años que la joven, quien no tenía gran parte de sus dientes y que era de avanzada edad, le dejó toda su fortuna a sus vecinos y a una prima.

Sandrine Devillard y Marcel Amphoux
Se casó con un ermitaño que vivía solo en las montañas por su herencia, pero él no le dejó nada
/Foto: Contexto

Marcel Amphoux es una mujer que se hizo viral por su fallido matrimonio por interés, pues se casó con un hombre 25 años mayor que ella por su dinero y resulta que no le dejó ni un solo peso de herencia al morir, según informó diario Contexto .

De acuerdo con el medio, la mujer conoció a Sandrine Devillard cuando pretendía comprar unas tierras, pues el hombre se negó a vendérselo, y le confesó que él era dueño de varios terrenos que lo convertían no en millonario sino multimillonario.

Motivo por el que la joven comenzó a frecuentarlo y después de un tiempo se casaron.

Sin embargo, a todas las personas se les hacía curioso que una mujer tan joven se metiera con Devillard, ya que no solo era muchos años mayor, sino que no le gustaba bañarse, vivía solo alejado en la montaña, no solía gastarse su dinero y no tenía gran parte de sus dientes.

Incluso, el alcalde del municipio, Marius Barnéoud, denunció a la mujer ante las autoridades, ya que creía que la joven aprovechándose de su belleza sedujo al hombre con el objetivo de quitarle todo.

Aunque las autoridades no hicieron nada ya que el sujeto se casó voluntariamente.

Publicidad

No obstante, el millonario murió en un accidente de tránsito tiempo después, por lo que la viuda fue a reclamar lo que ella creía que le pertenecía por derecho.

Sin embargo, cuando fueron a leer el testamento se llevó la sorpresa de su vida, ya que el sujeto días antes había hecho un testamento donde le había dejado todas sus propiedades valoradas en miles de euros a sus vecinos y todo su dinero a una prima.

Por lo que al enterarse, llevó su caso a un juicio, pues quería apelar a la decisión de su difunto marido.

No obstante, no consiguió nada, pues el juez del caso dijo que el sujeto de 68 años así lo decidió y su decisión debía ser respetaba, ya que si él no le quiso dejar nada, sus razones habrá tenido.

Sigue a La Kalle  en Google y entérate de lo mejor de la música Sigue a La Kalle en Google y entérate de lo mejor de la música