Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

¿Aplazar el gustico? Por qué algunas parejas eligen no tener sexo en la noche de bodas

No estamos obligados a ceder ante la presión social de que el sexo en la noche de bodas sea "obligatorio"

Imagen referencial, pareja / sexo
Imagen referencial, pareja / sexo
/Foto: Getty Images

En la vasta tradición cultural de la noche de bodas, un rito ancestral que ha trascendido siglos, se espera que los recién casados consumen su unión nupcial en esta velada, como un gesto simbólico de la culminación de su amor y compromiso. Sin embargo, en los tiempos actuales, emerge una nueva tendencia: un número creciente de parejas está optando por no tener relaciones sexuales en esta ocasión tan especial. Detrás de esta decisión se esconden diversas motivaciones, desde la falta de intimidad hasta consideraciones religiosas y de salud. En este artículo, exploraremos las razones detrás de esta elección y cómo afecta la percepción de la conexión íntima en el matrimonio.

Razones detrás de la decisión

La sociedad impone expectativas y presiones sobre las parejas para que consumen su matrimonio en la noche de bodas. Sin embargo, muchas parejas pueden sentirse incómodas y presionadas, lo que lleva a la falta de deseo en esta ocasión tan especial. La presión de los familiares y amigos también puede desempeñar un papel en esta decisión.

  • Miedo al dolor y problemas de salud

El miedo al dolor asociado con la primera vez puede ser una razón para evitar el acto en la noche de bodas. Algunas mujeres pueden sentir ansiedad debido a la posibilidad de desgarro del himen durante el coito. Además, problemas de salud, como el vaginismo, pueden dificultar la intimidad y causar dolor durante el sexo.

Publicidad

  • Motivos religiosos y morales

Las creencias religiosas y morales también pueden influir en la decisión de abstenerse de tener relaciones sexuales en la noche de bodas. Algunas personas siguen principios que prohíben las relaciones sexuales antes del matrimonio, lo que puede generar un conflicto interno entre las expectativas culturales y sus valores personales.

  • Preocupaciones emocionales y condiciones externas

Factores emocionales y externos también juegan un papel en esta elección. Algunas parejas pueden estar lidiando con el duelo o la fatiga debido a las circunstancias, lo que afecta su disposición para la intimidad. Además, la comodidad de la pareja con su nueva relación y el nivel de conexión emocional también pueden influir en esta decisión.

Publicidad

Un enfoque personalizado


La elección de no tener relaciones sexuales en la noche de bodas no debe ser vista como un indicador de la calidad de la relación o la conexión íntima entre las parejas. Cada pareja es única y sus motivaciones son distintas. Es fundamental que las parejas respeten y comprendan las decisiones del otro. La comunicación abierta y sincera es clave para evitar malentendidos y mantener una relación sólida.

Cambios en las tendencias culturales


En la cultura estadounidense, por ejemplo, se ha establecido la expectativa de tener relaciones sexuales en la noche de bodas. Sin embargo, las tendencias están cambiando. Un estudio de 2016 realizado por Bluebella, una compañía de lencería, reveló que más de la mitad de las parejas encuestadas optaron por no tener relaciones sexuales en su noche de bodas. Esto sugiere que la percepción de la importancia del sexo en el matrimonio está evolucionando con el tiempo.

La falta de intimidad en la noche de bodas no debe interpretarse como un reflejo de la relación a largo plazo. Numerosas parejas que no consumaron su matrimonio en esa ocasión han construido conexiones emocionales y físicas sólidas a lo largo de los años. Es importante recordar que el sexo es una parte significativa del matrimonio, pero su ausencia en la noche de bodas no determina el éxito de la relación.

Publicidad

  • Publicidad