FARÁNDULA

Se gastó sus ahorros, se operó y después NO la dejaron ser Señorita Colombia

Foto: Instagram @johanagutierrezm

La historia de cómo se arruinó su sueño parece de telenovela.


Por: Redacción digital La Kalle

Johana Gutiérrez Mejía es comunicadora social y modelo nacida en Montelíbano, Córdoba que siempre soñó con ser Señorita Colombia.

 

En una entrevista para El Tiempo, la joven contó la historia de cómo su deseo nunca pudo convertirse en realidad.

 

Todo comenzó en 2017 cuando fue escogida como soberana del Carnaval de la 44, la fiesta popular más famosa en Barranquilla.

 

 

La preparación para dicho certamen comenzó de inmediato. Se mudó a Bogotá, donde tomó clases de baile, expresión corporal, pasarelas y todo lo necesario para ser la reina.

 

Tiempo después ella les comunicó a los organizadores del evento su anhelado sueño, el cual apoyaron.

 

Ya en Montería, 2018 ya había sido escogida y que, si ella así quería, podía aspirar a representar al departamento en el Concurso Nacional de la Ganadería.

 

“Me contactaron para que me presentara en el concurso de belleza departamental y así representar a la tierra de mi familia paterna en el certamen nacional. Lo pensé durante mucho tiempo, pero al final me decidí a participar. Para ese momento ya me había dado cuenta de que los reinados eran más que solo mujeres bonitas”, dijo.

 

Después la modelo terminó coronándose como tercera princesa del certamen.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Recuerdos de mi linda experiencia @reinadodelaganaderia #TBT

Una publicación compartida por Johana Gutiérrez (@johanagutierrezm) el

 

Sin embargo, su meta de llegar a Cartagena para convertirse en Señorita Colombia nunca desapareció de su mente.

 

Sin imaginarse todo lo que pasaría, volvió a postularse a ser Señorita Córdoba, gracias a su belleza y cualidades fue elegida este 2019.

 

“Por fin estaba a punto de lograr algo con lo que sueñan muchas niñas. Mejor dicho, estaba segura de que iba a representar bien a mi departamento y tal vez ser la próxima Señorita Colombia”, expresó.

 

Después de esto volvió a Bogotá a tomar sus clases. Como los organizadores no contaban con los recursos, decidió tomar ahorros familiares para hacerse algunas cirugías estéticas, con el fin de tener la posibilidad de ser la reina.

 

Luego de haber invertido tiempo, dinero y demás en su preparación un día llegó la noticia que le cambiaría la vida.

 

“Otilia Berrocal, presidenta del comité del certamen Señorita Córdoba, llamó a la joven para decirle que los organizadores del Concurso Nacional de Belleza no habían aceptado su candidatura. El mensaje aseguraba que tampoco le iban a enviar una carta explicando las razones de su decisión porque no tenían ningún tipo de compromisos con ella”, reveló el medio.

 

La noticia le cayó como un baldado de agua fría, pues nunca se lo esperó.

 

Con el fin de solucionar todo, habló con Raimundo Angulo, presidente del Concurso Nacional de Belleza, y le reclamó el hecho que los comités de Belleza de Córdoba no supieran que ninguna candidata podía haber participado en un certamen con proyección internacional como el Reinado de la Ganadería.

 

Así mismo, la madre de Johana lo contactó y le replicó asegurando que en años anteriores hubo candidatas que estaban en las mismas condiciones de su hija y pudieron continuar. A lo que Angulo le pidió pruebas.

 

“Raimundo le dijo a mi mamá que, si ella tenía pruebas de todo lo que estaba diciendo, debía enviarle un correo con los nombres de las candidatas al concurso Nacional de Belleza que habían participado en certámenes como el de la ganadería. Ella detalló en el mensaje los casos de dos candidatas: una en 2012 y otra 2014. También adjuntó fotografías y notas sobre mi publicadas en periódicos de la región. Él era a última esperanza que teníamos”, indicó.

 

Sin embargo, en un comunicado el CNB le respondió que, aunque hicieron una excepción con otras candidatas en años anteriores, eso no quería decir que este año también iba a ocurrir lo mismo.

 

La notica de la descalificación sorprendió y desmotivó a Córdoba, quien decidió no enviar representante del departamento para el evento.

 

Ante lo sucedido, la joven desistió de su sueño y decidió continuar con su profesión como comunicadora social. Actualmente trabaja como coordinadora de comunicaciones en una clínica de fertilidad en Bogotá.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Nunca dejar de sonreír 

Una publicación compartida por Johana Gutiérrez (@johanagutierrezm) el

 

 

 

 

Temas relacionados:

COMENTARIOS
Publicidad

Reducir player
Imagen
Icono Señal en VivoEMISIÓN EN VIVO
Retrocede Audio
Adelantar Audio
Volumen
Compartir La Kalle