NOTICIAS

Video

Así quedó la mujer que le puso la NALGA al peluquero del barrio

La mujer tuvo que ser intervenida luego del que el estilista, al parecer, le inyectara aceite de cocina.

Por: Redacción digital La Kalle

Una mujer de 50 años de edad estuvo a punto de morir luego de practicarse una cirugía estética en un sitio de “garaje”.

 

De acuerdo con Noticias Caracol, Rosario Martínez, la víctima, fue a donde un peluquero que conoció en Bogotá para que le inyectara un líquido para aumentar sus glúteos, procedimiento por que pagó 500 mil pesos.

 

Rosario dijo que el estilista le aseguró que le iba a suministrar silicona y además, que ya lo había hecho lo mismo con otras personas y el resultado había sido positivo.

 

“Me dijo que era silicona, dos tarritos de silicona, y que me los podía aplicar baratos. Ya se lo había hecho a varias personas y todo había salido bien”, indicó.

 

“El mismo día que me la estaban aplicando, yo sentí que me estaba acabando. Yo le dije a él: ‘me está doliendo’, y él respondió: ‘seguro no le cogió la anestesia’. En seguida me dio la reacción, no podía levantarme, no podía mover las piernas”, añadió.

 

De inmediato la mujer fue trasladada e ingresada al Hospital Santa Clara para ser atendida por cirugía plástica.

 

(Te puede interesar: Mujer es adicta a las CIRUGÍAS y quiere tener la COLA más grande que Kim Kardashian).

 

“Llega en un mal estado general, llega con una necrosis glútea ya instaurada, con un proceso séptico y con una falla renal aguda”, indicó el doctor Alejandro Denis, coordinador de cirugía plástica del hospital.

 

Martínez sufrió tres paros cardiacos, le han practicado 18 cirugías y lleva tres meses de hospitalización.

 

Pese a que el peluquero le devolvió el dinero, los daños ocasionados en esta parte del cuerpo son evidentes.

 

Foto: Suministrada a Noticias Caracol

 

Foto: Suministrada a Noticias Caracol

Temas relacionados:

COMENTARIOS
Publicidad

Reducir player
Imagen
Icono Señal en VivoEMISIÓN EN VIVO
Retrocede Audio
Adelantar Audio
Volumen
Compartir La Kalle