Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Abuelito que vive en un coche debajo de un puente recoge gatos de la calle para que tengan un hogar

El abuelito no tiene ningún familiar, por eso se refugia en un auto que encontró y que trasladó hasta debajo de un puente, donde ahora alberga gatitos de la calle y a los que alimenta.

Abuelito que recoge gatos de la calle
Abuelito que vive en un coche debajo de un puente recoge gatos de la calle
/Foto: Ebit Lew

Kuala Lumpur es un abuelito se hizo viral por su increíble corazón, pues a pesar de que no tiene una casa, alberga a gatitos de la calle en un coche que encontró y donde duerme, según informó el diarioEbit Lew.

De acuerdo con el medio, el hombre de 75 años no tiene familiares a donde acudir ni que se hagan cargo de él, por lo que vive en un carro que encontró y que trasladó hasta debajo de un puente.

El vehículo lo convirtió en su hogar y el de muchos gatos, pues triste de verlos solos deambulando por la calle y sin comida como él, decidió adoptarlos y darles un hogar.

Y aunque no tiene vivienda ni un trabajo estable, consigue algunas monedas diarias, las cuales invierte en el alimento de él y de los animales.

Publicidad

Pero eso no es todo, el abuelito también los saca a pasear y lucha porque no le falte sus vacunas ni nada que tenga que ver con los gatitos.

Por esa razón, se hizo reconocido en su ciudad, pues varias personas hicieron viral al hombre de avanzada edad, por lo que alguien salió en su ayuda.

Publicidad

Un sujeto que prefirió quedar en el anonimato, decidió rentarle una casa, hasta que él muera para que tenga un hogar digno como todo abuelito se lo merece.

Asimismo, el hombre le compró comida para él y para sus gatos, para ayudarle a aliviar el peso por unos días.

Cientos de internautas no han parado de elogiar al abuelito, pues gracias a su buen acto aseguran que Dios lo recompensó.

De igual manera, felicitaron al hombre que no quiso revelar su identidad, ya que su generoso acto permitió que un abuelito viva dignamente, como toda persona se lo merece.

  • Publicidad