Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

El primer y último día de trabajo; una desagradable experiencia

Malos tratos, olores desagradables, robos, llamadas en días no hábiles y más momentos incómodos en esta situación que contó a través de redes sociales una usuaria.

Imagen de referencia, mujer desanimada y desmotivada
Imagen de referencia, mujer desanimada y desmotivada
/Foto: Getty Images

"Empecé un trabajo y el mismo día lo terminé", inicia el relato de una joven que decidió compartir a través de la plataforma TikTok su experiencia en su nuevo empleo en un negocio de comidas rápidas.

Aunque en ningún momento se menciona el lugar, por el acento de la mujer el hecho habría ocurrido en Argentina a principios del mes de mayo según sus propias palabras. "Mi novio encuentra un cartel que pedían personal y tomaban solamente mujeres, hicimos el curriculum y mi novio lo llevó", relata la mujer en la publicación que se viralizó rápidamente en las redes sociales.

Acto seguido comenta que todo empezó mal desde que la mujer encargada de seleccionar el personal la llamó un domingo, asegura que no atendió la llamada porque "¿a quien se le ocurre llamar un domingo? yo los domingos estoy durmiendo flaca".

Publicidad


Continúa explicando que al lunes siguiente regresó la llamada y la señora se presenta, le dice que es de la 'hamburguesería' y que quiere hacerle una entrevista a lo que ella accede sin problema. La mujer la citó para el martes siguiente y como a ella le quedaba cerca no le vio problema al hecho, llegó a la hora pactada, pero un nuevo detalle la incomodó.

"Cuando voy ella no estaba estaba allí sino en otra sucursal, que ellos tenían. Yo dije no pasa nada, pero me tenía que venir a comer a mi casa, no la esperé y así me tuvo hasta el viernes", contó.

Ese día, viernes, en que finalmente lograron concretar la cita la joven inició de una vez a trabajar, el turno era de las 10 de la noche a las 6 de la mañana, le presentaron a sus compañeras, pero otra vez un detalle inesperado la desanimó.

Publicidad

"Les sentí un olor a cigarrillo que me hace mal, no lo soporto y tenían la estufa prendida. Me presento, pero el olor que tenía la ropa era horripilante. El uniforme que era una campera y una gorra tenía un olor a cigarrillo y como que nunca lo lavaban", relató la desanimada mujer.

Sin embargo, continúa explicando, ella siguió con las labores encomendadas entre las que estaban barrer y limpiar el lugar. Pero otro detalle inesperado la empezaba a fastidiar al punto de querer salir corriendo.

"Yo limpiaba las mesas, barrí todo, limpié todo, obviamente entraban clientes, después con mi compañera nos dimos cuenta que las otras dos compañeras estaban haciendo todo a propósito para que nosotras nos quedáramos con todo el trabajo", destacó. Así mismo dijo que aparte de todo a su colega le habían robado la ropa el primer día.

También contó que las otras dos compañeras más antiguas les hicieron cara de "estúpidas" y que no se habían percatado que ella escuchaba todo lo que estaban hablando de ellas "las pibas decían que yo era estúpida y que la otra piba tampoco no sabia hacer nada, yo estaba escuchando todo, yo nunca decía nada porque yo soy reloquita y si tengo que arrancar arranco pero no quería porque me quería portar bien", argumentó que por ser su primer día quería que todo saliera bien, pero ese detalle final la terminó agotando la paciencia.

Publicidad

En la parte final de su relato dijo que "yo tengo un carácter de mierda, no sé cómo permití que me trataran así", contó además que tuvo que llamar a sus papás para que la recogieran, verificó que no le hubieran robado nada y salió huyendo de ese lugar. "lo que les recomiendo es que no se dejen tratar mal de nadie", concluyó la mujer mientras bebía un mate, infusión tradicional que se bebe en Argentina.

  • Publicidad