Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

No tiene internet en su casa para conectarse a clases, por eso se cuelga a un red en la calle

El menor quiere seguir capacitándose, sin embargo, sus padres no tienen los recursos para pagar la conexión a internet, por eso el niño sale todos los días a las calles buscando una red para poder conectarse a clase y hacer sus tareas.

Niño que estudia en las calles
No tiene internet en su casa para conectarse a clases, por eso se conecta a un red en la calle
/Foto: Unitel

Jonathan es un niño que se hizo

viral" type="text/html" data-cms-ai="0">

viral

por sus increíbles ganas por salir adelante, pues

al no tener internet para conectarse a clases virtuales, optó por salir todos los días a las calles para buscar redes de Wifi gratuitas y así conectarse y capacitarse

,

según informó el diario Unitel .
COMPARTIR
La pandemia cambio no solo la vida de las personas, sino que posicionó la virtualidad como nuevo modelo de educación, la cual pretendía seguir formando a todos los menores del mundo.

Sin embargo, parece que dicha formación no es asequible para todos, ya que hay niños que no cuentan con los dispositivos tecnológicos, acceso a internet debido a la falta de recursos, o incluso su casa queda fuera del alcance de la cobertura de la red.

Por lo que no pueden capacitarse y de alguna manera se les niega el acceso al estudio.

Ese fue el caso de Jonathan, un niño que no tiene acceso a internet debido que sus padres no cuentan con los recursos para pagarla.

Motivo que lo llevó a las calles para conectarse a cualquier red de WiFi y así poder seguir conectándose a clases.

Y aunque no es nada fácil encontrar una red a la que se pueda conectar gratis, el menor encontró una compañía de teléfonos a la cual se pudo colgar y acudía todos los días para poder obtener internet con su celular.

Publicidad

Así diariamente iba en su bicicleta, se conectaba y sentado o acurrucado comenzaba a realizar sus apuntes, participaba en clases y hacía sus tareas.

Alguien que lo vio publicó su historia para que lo ayudaran y ahora el menor tendrá un salón con internet, donde podrá ir diariamente a recibir sus clases.

Asimismo, la institución educativa a la que asiste se entero de su caso y dijo que le dará desayuno y almuerzo para que tenga una educación digna, como todo niño se lo merece.

Sigue a La Kalle  en Google y entérate de lo mejor de la música Sigue a La Kalle en Google y entérate de lo mejor de la música