Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

“¡Ay por favor, soltame, ay no!”: la alarmante súplica de un loro que esclareció un femicidio

En la escena del crimen encontraron a la mascota de la víctima. La frase creen que pudo ser lo último que dijo la mujer mientras la asesinaban.

25442_Loros groseros fueron Castigados en un zoológico - Foto referencia Freepik
Loros groseros fueron castigados por enseñar groserías a otros en un zoológico
Loros groseros fueron Castigados en un zoológico - Foto referencia Freepik

Pese a que el feminicidio ocurrió en San Fernando, Argentina, a finales de 2018, recientemente se adelanta la investigación de una mordedura y la repetitiva frase del lorito. Según las evidencias, este lunes serán juzgados dos hombres que vivían con la mujer.

Elizabeth Toledo fue víctima durante la madrugada del pasado 30 de diciembre de 2018 de violación y asesinato en una casa del barrio Presidente Perón, en Virreyes Oeste.

Por un lado, uno de los imputados quedó incriminado por una mordida en el brazo de la víctima. La otra pieza determinante con la que contó la investigación fue la aparición de un inesperado testigo: la mascota de la mujer asesinada, a la cual encontraron en la escena del crimen repitiendo: “¡Ay, por favor soltame!”.

Ambos sospechosos llegarán al debate acusados de violar y asesinar a Elizabeth, una mujer con un leve retraso mental.

Los dos acusados son Miguel Saturnino Rolón, alias “Mambo”, y Jorge Raúl Álvarez, alias “Tío Jorge”, de 53 y 65 años respectivamente. Ambos serán juzgados por “abuso sexual agravado y homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género (femicidio)”, delitos que prevén prisión perpetua.

Según datos de la autopsia, a Elizabeth le habrían dado una paliza antes de ser violada, pero finalmente su deceso fue debido a un estrangulamiento manual. Además, los forenses encontraron en el antebrazo derecho de la víctima marcas de mordeduras que fueron catalogadas como lesiones defensivas y terminaron siendo clave para esclarecer el asesinato.

Publicidad

Sigue a La Kalle  en Google y entérate de lo mejor de la música Sigue a La Kalle en Google y entérate de lo mejor de la música