Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Diferencia entre limpieza y desinfección: combínalas para tener un hogar impecable y saludable

Conoce la diferencia entre hacer una limpieza en tu hogar y desinfectar ciertas partes del mismo, dos prácticas diferentes qué combinadas harán la diferencia en tu vivienda.

Imagen referencial, limpieza y desinfección en el hogar
Imagen referencial, limpieza y desinfección en el hogar
/Foto: Getty Images

Lalimpieza y la desinfección son procesos fundamentales para mantener un hogar saludable, pero cada uno cumple un propósito distinto en la lucha contra gérmenes y bacterias. Comprender la diferencia entre ambos y cómo combinarlos adecuadamente es clave para garantizar un entorno seguro en tu hogar.

En muchos hogares se suele confundir estas dos acciones, pero lo cierto es que las dos son necesarias en el hogar. Normalmente, solemos hacer aseo y olvidamos que no es suficiente limpiar, sino que también es importante desinfectar ciertas áreas para evitar que se acumulen bacterias y microorganismo que pueden ser perjudiciales para la salud y no salen con una limpieza general.

Limpieza:

La limpieza se refiere a la remoción física de suciedad, polvo, manchas y residuos visibles de las superficies. Este proceso no necesariamente elimina gérmenes o bacterias, pero reduce su cantidad al eliminar el entorno favorable en el que pueden crecer.

Publicidad

Desinfección:

La desinfección implica el uso de productos químicos o agentes para matar gérmenes, bacterias y microorganismos presentes en las superficies. Este proceso va más allá de la limpieza al eliminar microorganismos patógenos, reduciendo así el riesgo de infecciones.

Publicidad

Cómo combinar limpieza y desinfección:

  • Paso inicial: Limpieza a fondo: Comienza limpiando las superficies para eliminar la suciedad visible, utilizando agua y detergente adecuados para cada tipo de superficie.
  • Selección de productos desinfectantes: Una vez que las superficies estén limpias, utiliza desinfectantes aprobados por agencias sanitarias para matar gérmenes y bacterias. Lee las etiquetas para asegurarte de seguir las instrucciones de uso y tiempos de acción recomendados.
  • Superficies clave a desinfectar: Prioriza la desinfección de áreas de alto contacto, como manijas de puertas, interruptores de luz, mesas, grifos, teléfonos y cualquier otro objeto frecuentemente tocado por múltiples personas.
  • Mantén la regularidad: Incorpora la limpieza y desinfección como parte de tu rutina de limpieza regular. Realiza este proceso al menos una vez al día en áreas comunes y después de recibir visitas.
  • Ventilación: Asegúrate de mantener una buena ventilación mientras realizas la limpieza y desinfección para permitir que los productos químicos se disipen y evitar la acumulación de vapores.
  • Higiene personal: Además de la limpieza y desinfección del entorno, fomenta hábitos de higiene personal, como lavarse las manos frecuentemente y cubrirse la boca al toser o estornudar.

Combinar la limpieza para eliminar la suciedad visible con la desinfección para eliminar gérmenes y bacterias es fundamental para mantener un hogar limpio y seguro. Al integrar ambos procesos de manera adecuada, puedes reducir significativamente la presencia de microorganismos y promover un entorno más saludable para ti y tu familia.

Te puede interesar: Peter Manjarrés: la historia detrás de la canción 'La sinceridad'

  • Publicidad