Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Chimpancé que era tratado como mascota atacó brutalmente a una mujer: ¡Se come a mi amiga!

La familia propietaria del animal nunca pensó que este pudiera hacer algo así, ya que incluso hasta comía con ellos en la misma mesa.

Caso Charla Nash, atacada por un Chimpancé
Caso Charla Nash, atacada por un Chimpancé
/Foto: Twitter @C0reami

Las mascotas son cada vez más importantes en una familia, la conexión que hay entre algunosanimalesy los seres humanos es sorprendente, además de ser la compañía perfecta, pero no todos ellos son dóciles o con tendencia a llevar una conducta apropiada para convivir con nosotros.

En Estados Unidosuna mujer pasó el peor susto de su vida, lo cual cambiaría su futuro para siempre, cuando Sandra Herold, su amiga de toda la vida, la invitó a compartir una charla y tomar un café, algo que habían hecho por años, en compañía de su inusual mascota Travis, un Chimpancé adulto de más de 90 kilos.

El animal era conocido por todo el vecindario, ya que la familia lo había rescatado hace varios años de un refugio, por lo que creció con humanos y se adaptó a ellos, llegando incluso a salir en comerciales debido a su particular entendimiento de nuestras costumbres, como por ejemplo cepillarse los dientes.

Pero ese día todo iba a cambiar, pues cuando Charla Nash, de 55 años, entró a la casa de su amiga Sandra, notó que el animal estaba desorientado y actuando extraño, por lo que su dueña le administró una dosis de un medicamento, que según ella lo calmaría, pero al coger uno de sus juguetes el animal se salió de control y la atacó brutalmente.

Publicidad

La propietaria del animal llamó de inmediato al 911, y le indicó la Policía que: “Mi chimpancé se está comiendo a mi amiga”, pues el animal había arrancado la cara de la mujer, mientras seguía mordiendo y despedazando sus manos, por lo que oficiales tuvieron que dispararle en 4 ocasiones para quitárselo de encima.

Charla demandó a su antigua amiga y fue indemnizada con 4 millones de dólares, y afirmó en una entrevista que: “Perdí mucha independencia. Podía cambiar la llanta de un camión y ahora no puedo ni comer sola. Es muy difícil vivir. Ni siquiera vivir, medio vivir. A veces quiero llorar, salir, ir a tu casa. No sé cuál es mi futuro y eso es lo que me dio miedo”.

Publicidad

Te puede interesar: Reconocimiento especial a Los Tigres del Norte

  • Publicidad