Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Tal vez más tarde
Quiero recibirlas

Publicidad

Revelan imágenes de hombre que fue grabado teniendo intimidad con un pajarito

El hombre, al parecer habría puesto su pene en la boca de una gaviota por lo que fue acusado ante un juez.

Gaviota
Imagen de referencia de una gaviota
/Foto: Getty Images/iStockphoto

Un hombre de Sunderland, Inglaterra, fue capturado y acusado de 'causar sufrimiento innecesario' a un pájaro salvaje.

David Lee, de 39 años, tuvo que comparecer ante el Tribunal de Magistrados de South Tyneside acusado de causar sufrimiento a un animal protegido en virtud de la Ley de Bienestar Animal de 2006 de ese país.

En el tribunal uno de los fiscales dijo durante la acusación: “Lee sin reservas hizo un acto donde tomó un pájaro salvaje, lo obligó a bajar y colocó su pene en su boca, causando sufrimiento innecesario a ese animal"

Publicidad

Durante la audiencia otro de los fiscales también aseguró que “esta es una ofensa terriblemente extraña, ni siquiera puedo imaginar qué pensaría alguien para poner su pene en la boca de una gaviota porque por lógica se esperaría que el pequeño lo mordiera de inmediato. Ni siquiera puedo comenzar a comprender lo que David Lee estaba pensando cuando cometió tal acto y tampoco creo que nadie está inventando algo tan ridículo como eso”.

Tras escuchar los cargos el hombre se declaró inocente de los hechos y se le concedió la libertad bajo fianza condicional hasta que se lleve a cabo su juicio.

Publicidad

Si bien muchas personas en el Reino Unido consideran a las gaviotas como una plaga, todas las especies de gaviotas están protegidas por la Ley de Vida Silvestre y Campo de 1981 y la Orden de Vida Silvestre (Irlanda del Norte) de 1985.

Matar o herir intencionalmente a una gaviota es un delito penal y los delitos contra la vida silvestre conllevan una multa de hasta 5.000 libras esterlinas o incluso, en algunos casos extremos, una pena de cárcel.

Sobre el hecho algunos medios locales consultaron opiniones al respecto; Tony Randerson es concejal laborista en Scarborough, una ciudad del Reino Unido plagada de gaviotas carroñeras.

Él dice que la base del problema se encuentra en que las personas equivocadamente alimentan a las aves lo que hace que lleguen por montones a este lugar; “ese es el problema principal. La culpa es de los humanos, no de las gaviotas, recalcó.

Publicidad

Te puede interesar: Mejores momentos del concierto de Los Tigres del Norte

Publicidad

  • Publicidad