Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

“No soporto ni mis propias lágrimas”: joven es alérgica al agua por una rara enfermedad

La mujer solo se puede bañar dos veces al mes y no puede beber grandes cantidades de agua porque se le parte la lengua. Lastimosamente, la enfermedad no tiene cura.

Tessa Hansen-Smith
Joven es alérgica al agua debido a una grave enfermedad
/Foto: Instagram @livingwaterless

Tessa Hansen-Smith es una joven de 21 años que lastimosamente padece de una enfermedad denominada urticaria acuagénica que la hace alérgica al agua y hasta a sus propias lágrimas y sudor, impidiéndole tener una vida normal.

De acuerdo con la joven, ella nació con esta rara condición que solo padecen menos de 100 personas en el mundo y que involucra a un antígeno presente en la piel que al entrar en contacto con el agua, se disuelve y dispara una serie de reacciones adversas como inflamación, dolor y lesiones como quemaduras.

Por esa razón, Tessa desde niña no ha podido ingresar a una piscina o durar mucho tiempo en la ducha como muchos lo hacemos cotidianamente.

Según la joven, beber agua es un dolor de cabeza, pues si sobrepasa una dosis mínima se le parte la lengua, pero por si fuera poco, si llora del dolor también le quema la piel por donde cruce la lágrima.

Es muy difícil lidiar con esta condición. Soy alérgica a mis propias lágrimas, saliva y sudor”, dijo.

Pero su lista no termina, pues hasta la fruta que es rica en agua le lastima la lengua, por esta razón debe clasificar muy bien sus alimentos y hasta lo que hace diariamente.

Publicidad

Sufro de cansancio muscular y náuseas. El problema surge cuando como algo con mucha agua, como frutas y verduras. Incluso, beber agua puede causar cortes en mi lengua”, expresó.

De acuerdo con ella, no puede salir ni en los días grises por temor a mojarse con la lluvia por accidente.

Tessa también manifestó que a veces se cuestiona por qué su cuerpo siempre esta tan agotado.

A veces me pregunto por qué mi cuerpo siempre está tan agotado, pero luego recuerdo que mi cuerpo está constantemente luchando”, afirmó.

Y es que a pesar de que la joven toma nueve pastillas diarias de antihistamínicos para cuando toque el agua por accidente, su terrible enfermedad la limita a tener una vida poco usual porque haciendo cosas normales sufre.

“Estaba ordenando un poco mi habitación y la calefacción de mi casa estaba encendida, así que comencé a sudar levemente. Cinco minutos después, mi pecho, mi estómago, mis hombros, mis brazos y mis antebrazos estaban en llamas”, puntualizó.

Publicidad

Sigue a La Kalle  en Google y entérate de lo mejor de la música Sigue a La Kalle en Google y entérate de lo mejor de la música