Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Descubre si eres una persona con bipolaridad

Reconocer si puedes estar experimentando síntomas de bipolaridad es un paso importante hacia la comprensión y el tratamiento adecuado de esta condición.

bipolaridad
Getty Images

La bipolaridad es una afección mental que se caracteriza por fluctuaciones extremas en el estado de ánimo, que van desde episodios de depresión profunda hasta períodos de euforia o manía. Reconocer si puedes estar experimentando síntomas de bipolaridad es un paso importante hacia la comprensión y el tratamiento adecuado de esta condición. A continuación te compartimos algunas señales de que podrías estarla padeciendo:

  1. Cambio drástico en el estado de ánimo: Uno de los síntomas más característicos del trastorno bipolar es la alternancia entre episodios de depresión y manía. Durante los episodios depresivos, es posible que te sientas abrumadoramente triste, sin energía y con una falta de interés en las actividades que antes disfrutabas. En los episodios de manía, podrías sentirte extremadamente eufórico, hiperactivo y con una autoestima inflada.
  2. Variabilidad en la energía y la actividad: Las personas con trastorno bipolar a menudo experimentan cambios notables en los niveles de energía y actividad. En los momentos de manía, es posible que te sientas impulsado a hacer muchas cosas en poco tiempo, incluso sin la necesidad de dormir. Por otro lado, durante los episodios depresivos, la fatiga y la falta de energía pueden hacer que te cueste incluso realizar tareas básicas.
  3. Cambios en el sueño y el apetito: Los patrones de sueño y alimentación pueden verse afectados durante los episodios de bipolaridad. Durante la fase maníaca, es posible que experimentes una necesidad reducida de dormir y una disminución del apetito. En contraste, los episodios depresivos pueden llevar a un aumento del sueño y un aumento en el consumo de alimentos.
  4. Pensamientos acelerados o impulsivos: Durante los episodios de manía, es posible que tus pensamientos se vuelvan acelerados, difíciles de seguir o incluso confusos. Esto puede ir acompañado de toma de decisiones impulsiva y comportamientos de riesgo, como gastar dinero de manera descontrolada o involucrarse en actividades peligrosas.
  5. Cambios en la concentración y la memoria: Tanto en la fase maníaca como en la depresiva, es posible que experimentes dificultades para concentrarte y tomar decisiones. Tu memoria a corto plazo también puede verse afectada, lo que puede dificultar el seguimiento de conversaciones y la finalización de tareas.

Quizá te puede interesar este video:

  • Publicidad