Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Tal vez más tarde
Quiero recibirlas

Publicidad

Consejos de limpieza: olvídate de los rayones y manchones en tus ventanas

Sigue estos pequeños trucos para que tus ventanas o superficies de vidrio estén relucientes y sin un solo rayón.

Imagen referencial, limpieza de ventanas
Imagen referencial, limpieza de ventanas
/Foto: Getty Images

Limpiar vidrios puede ser una tarea desafiante, pero con algunos trucos de expertos, podrás lograr un resultado impecable en ventanas, espejos, automóviles o mesas de café. Estos son los secretos mejor guardados para una limpieza de vidrios sin imperfecciones.

Aquí tienes algunos consejos para que tus ventanas o superficies de vidrio mantengan relucientes y sin rayones:

  • Menos espuma:
    La espuma puede ser un enemigo en la limpieza de vidrios, ya que puede dejar marcas antiestéticas. Si necesitas agregar jabón a tu solución de limpieza, asegúrate de utilizar la menor cantidad posible. La clave es evitar la espuma en exceso, especialmente cuando se trata de limpiar superficies muy sucias.
  • Di adiós a las toallas de papel:
    Si todavía utilizas toallas de papel para limpiar vidrios, es hora de deshacerte de ellas. Las toallas de papel no solo dejan marcas en el vidrio, sino que también dejan pelusas que son difíciles de eliminar. Opta por un paño de microfibra, una escobilla de goma o incluso un puñado de periódicos. El periódico, en particular, es sorprendentemente efectivo para dejar el vidrio sin imperfecciones, aunque es recomendable usar guantes para evitar manchar tus manos.

  • Pule el cristal:
    Incluso siguiendo todos los pasos correctamente, a veces quedan unas pocas marcas. La solución más sencilla para perfeccionar tu trabajo es pulir el cristal con un paño de microfibra o una gamuza. Asegúrate de que el paño esté seco y pule el vidrio después de la limpieza. Verás cómo esas marcas desaparecen, dejando una superficie impecable.
  • Ayúdate con el vinagre:
    El vinagre es un ingrediente que tiene múltiples usos en la cocina, pero también es una solución poderosa para limpiar vidrios. No solo es efectivo, sino que es una opción económica y ecológica. Prepara una solución mezclando partes iguales de agua y vinagre y utilízala como un limpiador de vidrios convencional. Tu cristal quedará reluciente y sin rastro de manchas.

  • Utiliza agua destilada:
    El tipo de agua que empleas en la limpieza de vidrios puede marcar la diferencia en el resultado final. Si tienes agua dura en tu grifo, considera usar agua destilada al diluir tu limpiador de cristales. El agua destilada carece de los minerales presentes en el agua del grifo, evitando cualquier rastro en el cristal.
  • Recuerda que la clave para mantener vidrios impecables es limpiarlos con regularidad para evitar que la suciedad y la mugre se acumulen. Siguiendo estos consejos de limpieza, lograrás resultados profesionales y disfrutarás de superficies de vidrio deslumbrantes en tu hogar o automóvil. ¡Pon en práctica estos secretos y sorpréndete con la claridad y el brillo que lograrás en tus vidrios!

Te puede interesar: ReTóxicos capítulo 7: Nunca cepillarse los dientes había sido tan doloroso

  • Publicidad