Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Delicada razón por la que no deberías compartir los stickers de la niña viral

Debido a la divertida manera de la menor para gesticular y expresar sus emociones, su mamá le tomaba fotos, pero sus seguidores las convirtieron en stickers. Conozca la delicada razón por la que no se pueden compartir.

Rohee se hizo famosa en redes sociales por sus divertidas caras y estilos
Rohee se hizo famosa en redes sociales por sus divertidas caras y estilos
/Foto: Instagram @jinmiran_

En el vasto universo de las redes sociales, la pequeña Rohee, reconocida por sus adorables stickers en WhatsApp, ha conquistado los corazones de muchos usuarios. Sin embargo, detrás de su fama digital se esconde una razón delicada que invita a la reflexión sobre la privacidad y el cuidado de la imagen de la menor coreana.

El fenómeno viral

Rohee se ha convertido en una sensación en WhatsApp gracias a sus expresivos stickers capturados por su familia. Aunque las redes sociales a menudo nos regalan momentos virales, el caso de Rohee es singular. Los stickers, esa forma de comunicación visual más rica que un simple emoticón, la han transformado en una figura presente en innumerables teléfonos celulares.

Popularidad en Redes Sociales

Publicidad

La cuenta de Instagram de Rohee cuenta con aproximadamente 1.4 millones de seguidores, un número en constante crecimiento gracias a la popularidad de sus encantadoras fotos. Sin embargo, es crucial tener en cuenta una advertencia explícita en su biografía: no se permite tomar capturas de pantalla sin la autorización de los padres de la menor.

Publicidad


Advertencia ignorada

A pesar de esta clara advertencia, la imagen de Rohee es ampliamente compartida en Twitter y, especialmente, en WhatsApp, donde sus stickers se han convertido en una forma común de expresión para muchos usuarios. Aunque su cuenta de Instagram es pública, es fundamental recordar que, a pesar de su popularidad, Rohee sigue siendo una menor de edad y su imagen debe manejarse con precaución.

La versatilidad de Rohee para expresar emociones a través de gestos ha llevado a que sus seguidores la conviertan en stickers. Lo que comenzó como una simple cuenta más de Instagram donde su madre compartía fotos de Rohee y su hermana menor, se transformó en un fenómeno de WhatsApp en Latinoamérica, donde usuarios recortan sus fotos para crear stickers personalizados con mensajes.

Reflexión sobre la privacidad

Publicidad

La historia de Rohee nos lleva a reflexionar sobre la delicada línea entre la adoración pública y el respeto a la privacidad de una menor. Aunque su carisma la ha convertido involuntariamente en un ícono de conversaciones digitales, es esencial recordar que detrás de cada imagen hay una niña que merece cuidado y consideración. El caso de Rohee nos invita a ser conscientes del uso de la imagen de menores en entornos digitales y a respetar las pautas establecidas por sus padres para preservar su bienestar.

Te puede interesar: ¿Qué hacer en Bogotá? 5 planes baratos en 'EL SEPTIMAZO

Publicidad

  • Publicidad