Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Extraño caso de mujer que adquirió una bacteria tras caerse; le desfiguró la cara

La mujer adquirió la delicada infección al tropezar y caer cuando paseaba a su perro

Mujer en un hospital
Imagen referencial; mujer en un hospital
Stígur Már Karlsson /Heimsmyndir/Getty Images

La vida de una bella mujer de 39 años que transitaba por las calles de su vecindario mientras paseaba a su perro, dio un giro de 180 grados tras tropezar y golpear su nariz, el golpe increíblemente le produjo una infección que poco a poco le fue ‘consumiendo la piel’.

Los hechos ocurrieron en la Florida EE. UU., allí Shelley Puchalsky, estudiante de doctorado y profesora universitaria, aseguró que tuvo que pasar más de dos años encerrada en su casa, no se dejaba ver de nadie y prácticamente permanecía escondida por dos razones; una la gravedad de las heridas que poco a poco le fue avanzando desde su nariz, por toda la cara y hasta el cuero cabelludo y la segunda debido a que se sentía deprimida por su nueva apariencia.

Aunque los hechos se remontan al año 2019, el caso volvió a tomar relevancia pues la mujer ha dado entrevistas en distintos medios contando su extraño caso. Recordó que en ese entonces estaba corriendo con su perro Shih tzu Chloe cuando cayó de cara al sendero y sufrió laceraciones en la nariz y la frente.

Publicidad


Aunque las heridas estaban cosidas, tuvo muchos problemas con la cicatrización y le fue imposible sanar, por lo que tuvo que visitar a un cirujano plástico seis semanas después para que le hicieran un injerto de piel en la nariz y la frente.

Posteriormente aseguró que las cosas empezaron a empeorar pues la infección que había adquirido le dejó un agujero del tamaño de un mango en la frente, que creció hasta que su hueso quedó expuesto. "Fui a un médico que dijo que podía ayudarme, así que me hizo un injerto de piel sobre la nariz y me volvió a coser la frente, me extrajeron un injerto de piel detrás de la oreja", dijo Puchalsky.

Publicidad


Más adelante contó que después de unos días sus heridas comenzaron a drenar pus y nunca se cerraron, y que la infección también iba devorando hasta sus cejas. “Fue una cirugía fallida. Mi piel se estaba cayendo del hueso porque estaba muy infectada. Fue terrible". Tiempo después le diagnosticaron osteomielitis, hasta convertirse en sepsis, una de las formas de infección más letales.

Aunque han pasado cuatro años desde que ocurrió el accidente la mujer aun no ha logrado sanar de todas sus heridas por completo, para finalizar dijo que continúa esperando que terminen de sanar sus heridas y, mientras tanto, está ahorrando para una cirugía de reconstrucción.

Te puede interesar: En La Kalle reconocemos a los kallejeros de buen corazón

Publicidad

  • Publicidad