Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Asesinan a policía que se había infiltrado en banda criminal

El patrullero fue enviado a un centro asistencial, donde falleció debido a la gravedad de las heridas.

Jaime Andrés Ávila, policía asesinado en Soacha
Jaime Andrés Ávila, policía asesinado en Soacha
/Foto: Policía Nacional

La tarde este jueves se vio empañada por la muerte de un joven patrullero de la Policía, identificado como Jaime Andrés Ávila, quien pertenecía a la seccional de investigación criminal de Soacha, Cundinamarca, donde hacía parte de una misión contra una banda criminal de este municipio.

Ávila estaba infiltrado en el grupo ilegal y fue atacado con un arma de fuego en el barrio San Antonio, sobre el medio día. El patrullero alcanzó a ser enviado a al Hospital Cardiovascular del Niño, donde los médicos intentaron salvarle la vida, pero no fue posible debido a la gravedad de sus heridas.

Los hechos enlutaron a la institución, es por esto que el director de la Policía Nacional, William Salamanca, pidió a la DIJIN una investigación exhaustiva para dar con la identificación de los responsables y capturarlos.

"Acompañamos a la familia de nuestro héroe, el patrullero Jaime Ávila, a quien criminales le arrebataron la vida mientras trabajaba por la seguridad de los habitantes del municipio de Soacha. @DIJINPolicia debe disponer de todas sus capacidades para capturar a los responsables", escribió el director en su cuenta oficial de Twitter.

Publicidad

Así mismo, de la Alcaldía del municipio de Soacha, anunció que dará una recompensa de 50 millones de pesos por información que ayude a los investigadores a dar con el paradero de los asesinos del patrullero, que dio la vida por acabar con la delincuencia en esta zona aledaña a la capital.

La comunidad pide a las autoridades más presencia en estas zonas, ya que las bandas dedicadas al microtráfico se apoderan de los barrios y siembran el terror entre los habitantes, que cada día encuentran más dificultades, aparte de los temas económicos y personales que cada uno tiene.

Publicidad

Te puede interesar: En La Kalle reconocemos a los kallejeros de buen corazón

  • Publicidad