Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Hombre se inyectó cocaína en el miembro viril; le cambió el color y el olor en esa zona

Los médicos conocieron el caso tres días después de que el hombre se aplicara la sustancia en su zona íntima.

Drogas - Cocaína
Consumo de drogas
/ Foto: Getty Images

Un delicado caso médico le da la vuelta al mundo luego de que expertos alertaran el peligro de inyectarse drogas especialmente en zonas delicadas del cuerpo como los genitales.

Pues así lo hizo un hombre adicto a la cocaína y quien puso en grave riesgo su salud y vida al inyectarse la sustancia en una vena de su miembro viril.

Publicidad

El hecho se presentó en Nueva York y, según dio a conocer la revista científica American Journal of Case Reports, el hombre de 35 años terminó con parte de su pene podrido tras el irresponsable acto.

Se conoció que el protagonista de esta historia es un hombre hispano adicto a las drogas y quien, en un aparente ataque de ansiedad, decidió inyectar la droga en una vena de su miembro, lo cual con el paso de las horas y los días le desencadenó una reacción que lo obligó a acudir a un hospital de urgencias.

Los médicos que trabajan en el Bronx relataron a la revista científica que el hombre llegó con un dolor insoportable en sus partes nobles y al revisarlo encontraron que tenía su pene y escroto con pudrición y con un color negro y olor nauseabundo.

Publicidad

Tras ser indagado por los especialistas, confesó su adicción a las drogas y contó que se inyectó una vena con cocaína; además relató que con el paso de las horas observó que su miembro cambió de tamaño ya que se hinchó, pero además cambió de color y de olor, pues la infección lo puso negro y provocó una secreción maloliente.

Publicidad


Según reporta el medio El Clarín, el paciente se negó a someterse a cirugía para cortar el tejido afectado, por lo que la única opción de los médicos fue tratar la infección con antibióticos, logrando salvar el miembro viril del hombre.

Los médicos señalaron que la salud del hombre mejoró con el tratamiento pero que este se negó a recibir tratamiento para rehabilitación, y “desapareció” de la clínica, por lo que temen que vuelva a inyectarse el pene en medio de algún estado de psicosis, ansiedad o alucinación por las drogas que consume.

Sigue a La Kalle  en Google y entérate de lo mejor de la música Sigue a La Kalle en Google y entérate de lo mejor de la música