Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Las uñas pueden ayudarte a detectar enfermedades y advertirte sobre cómo está tu salud

Prestar atención a los cambios que tiene el cuerpo es un factor importante para mantenerse sano y evitar complicaciones de salud.

Uñas
Uñas
/Getty

Cuidarse y mantener alerta es de gran importancia, las uñas son una estructura protectora de los dedos a las que se les debe poner atención si presentan algún cambio fuera de lo común.

Los especialistas en tratar las patologías llamados Dermatólogos, explican que esta parte del cuerpo se denomina médicamente placa ungueal y puede desarrollar diversos problemas de salud.

Al sospecharse algo grave, el especialista puede ordenar una biopsia y exámenes de hemogramas con el fin de descartar o descubrir a profundidad qué está sucediendo.

Las señales no son percibidas en las personas comúnmente, por lo que no se suele consultar por ello al médico, hay enfermedades que son sistemáticas, que afectan las uñas de las manos y los pies; cuando el daño es en los pies se acude al Podólogo. Los cambios en esta parte del cuerpo se pueden llegar a relacionar por condiciones renales, cutáneas, hepáticas, endocrinas, nutricionales y autoinmunes.

Publicidad

Existen varios patrones que indican problemas y hacen un llamado para ser atendido a tiempo, según los cambios que se logren ver, sentir e incluso oler.

Las uñas blancas pueden significar micosis, psoriasis, neumonía e incluso insuficiencia cardíaca. A causa de algunos nutrientes, la desnutrición y una alimentación de poco consumo de proteicos se resalta esta condición.

Publicidad

“Tener las uñas mucho más pálidas al color natural, significa una alerta de anemia, por falta de hierro y puede hacer que la uña tenga forma de cuchara y sea más cóncava”, afirma Juliana Piquet, dermatóloga.

Un cambio brusco a otra tonalidad demasiado fuerte como el amarillo se puede caracterizar por herencia genética o por el envejecimiento de la uña, haciendo que se ponga gruesa, incluso pude darse esta pigmentación por micosis y hongos. Si el caso es severo y el tono es más visible, es una alerta para consultar por una enfermedad renal o VIH.

Los puntos blancos conocidos como “pitting”, pueden aparecer por sí solos en diferentes espacios de la uña. Están relacionados con la dermatitis atópica, la psoriasis y varias afecciones de la piel y el cabello.

Hay casos drásticos y poco comunes, como las uñas azules; aunque es algo demasiado raro, cuando sucede es por el uso excesivo de medicamentos específicos como con los que tratan el acné. Al ocurrir esto el médico debe valorar si es necesario suspender los fármacos.

Publicidad

Otros casos, son las uñas rojas en forma de media luna que indican lupus y artritis reumatoide, uñas onduladas donde los especialistas advierten el no colocar uñas de gel, ya que la uña tiene una capa débil y se debe a la eliminación semanal de cutículas.

  • Publicidad