Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Fiesta de fin de año de empresa, ¿me pueden echar si me emborracho?

Muchos empleados suelen tener descaches al pasarse de tragos en la fiesta de la empresa; por eso en La Kalle te contamos si te pueden echar por esto.

Fiesta de empresa
Fiesta de fin de año
Referencial fiesta de fin de año

Con la llegada de las festividades navideñas, las fiestas en las empresa son comunes, pero es esencial tener precaución para evitar consecuencias negativas en el ámbito laboral, pues hay algunos empleados a los que los tragos les juegan 'malas pasadas' y terminan protagonizando vergonzosos episodios que termina hasta por costarles el puesto.

La relajación del ambiente, la confianza entre colegas, el uso de redes sociales y el consumo de alcohol pueden llevar a situaciones desfavorables, pero ¿puede esto resultar en sanciones o incluso en despidos?

Sobre esta pregunta recurrente por estas fechas, el abogado Luis San José, especialista en Derecho Laboral de AGM Abogados, se pronunció al respecto y explicó cómo aplica la ley en estos casos.

En diálogo con el medio La Información, el especialista detalló que el Estatuto de los Trabajadores proporciona pautas al respecto y que para este tema en específico las empresas se basan en el código laboral.

Publicidad

El artículo 54.2 del Estatuto señala que la embriaguez habitual o la toxicomanía, sí afectan negativamente al trabajo, cuando el empleado se comporta de forma incorrecta y bajo el consumo de estas sustancias, por lo que sí es una causa justificada para el despido disciplinario.

Despido por Embriaguez o Conducta Inapropiada

Publicidad

Si un trabajador se excede con el alcohol, en la cena de Navidad de la empresa o la fiesta de fin de año, y no afecta su desempeño laboral ni se traduce en maltrato verbal u otras desconsideraciones hacia colegas, superiores o subordinados, no justificaría un despido disciplinario. Sin embargo, si se producen altercados o desconsideraciones y afectan directamente al trabajo, podría conducir a un despido.

Si, en estado de embriaguez, un trabajador provoca altercados, insultos o peleas con colegas, la empresa puede tomar medidas disciplinarias, e incluso el Tribunal Supremo respalda despidos en casos donde la conducta del empleado afecta a otros compañeros, aunque ocurra fuera del horario y lugar de trabajo.

El consumo de estupefacientes también puede ser motivo de despido si afecta negativamente al trabajo o la convivencia con colegas, pero es esencial evaluar cada caso individualmente.

Otros riesgos para el empleo

Publicidad

Aunque generalmente las fiestas de empresa no son obligatorias, si se llevan a cabo durante la jornada laboral, podrían considerarse obligatorias. Comportamientos inapropiados como acaloramientos, publicación de fotos comprometidas en redes sociales o críticas a colegas podrían, en casos extremos, resultar en despidos, aunque dependerá de la gravedad de la situación y la buena fe contractual.

Es fundamental recordar que, aunque estas situaciones privadas pueden ser más flexibles, no otorgan un permiso absoluto para acciones que perjudiquen a la empresa. Si bien las celebraciones son momentos de disfrute, mantener el respeto y la consideración hacia colegas y superiores es clave para preservar la buena relación laboral.

Publicidad

También puedes ver:

Cultura general rajó a participantes de Retóxicos: capítulo 17

  • Publicidad