Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Dino, el perro que salvó de la muerte a su dueña y luego murió

Esta es la conmovedora historia de un perro y su dueña, en donde ocurrió un milagro de vida. Al parecer Dino fue el ángel guardián que le salvo la vida a su ama.

Dino, el perro que le salvo la vida a su dueña
Dino, el perro que le salvo la vida a su dueña
/Foto: Hospital Universitario Nacional

Dicen que cuando una de nuestras mascotasmuere, es cuando realmente el corazón de su dueño se rompe por la tristeza. Un perro llamado Dino dio la vida por su dueña, eso es lo que dice creer María Paula Aristizábal, hija de la señora Myrian Bedoya, quien con 68 años sufrió un accidente cerebrovascular.

Lo curioso de todo es que con el tiempo el perro, al igual que doña Gloria, mientras se encontraba hospitalizada, fue desmejorando en su salud y murió días después de que su dueña regresará a casa.

“Dino entregó su vida a mi mamá. El deterioro del perro fue muy notable desde el mismo día que a ella le pasó esto”,

La historia de este curioso caso comenzó con una visita al municipio de Viotá, en Cundinamarca, Myrian quien también era hipertensa llegó a Bogotá y de repente un fuerte dolor de cabeza empezó a molestar en su cabeza.

Publicidad

Después con el tiempo sufrió una pérdida del conocimiento, y una parálisis en todo su cuerpo, lo que finalmente le trajo un derrame cerebral. “Llamamos a Emermédica y se demoró. Cuando llegamos en ambulancia a la Clínica del Occidente, le dio un infarto en el tallo cerebral”.

El tallo cerebral, conocido como el centro de la vida, es el responsable de las funciones vitales, como la respiración, la frecuencia cardiaca y la presión arterial. Lo de la señora Myrian fue tan grave que tuvieron que inducirle un coma.

Publicidad

Posteriormente, fue trasladada al Hospital Universitario Nacional de Colombia (HUN). en donde se esperaba que tuviera una evolución favorable en su salud, desafortunadamente no fue así y la familia tenía que tomar una decisión.

Familia Aristizábal Bedoya
Familia Aristizábal Bedoya
/Foto: Tomada de semana

“Los médicos nos pusieron dos panoramas: mandarla a un centro de crónicos como estado vegetativo o ponerla en techo terapéutico, es decir, dejar que se fuera por muerte natural”.

María Paula y su señor padre, luego del pronóstico desfavorable de los médicos, tomaron la decisión junto con toda la familia, lo que creyeron mejor para su ser querido, y vieron como la mejor opción el techo terapéutico.

A Myrian las esperaba toda su familia, esto por supuesto incluye a su querido Dino, “su niño”. El perrito que llegó a la familia Aristizábal Bedoya como hogar de paso, robándose con el tiempo no solo el corazón de todos, sino también la cama de su dueña.

Publicidad

“Las visitas nos preguntaban: '¿Dónde duerme el perro?’. Y yo les respondía: mejor pregúntese dónde duermo yo. Era el consentido”, recuerda Néstor Hugo Aristizábal, esposo de Myriam hace 31 años.

A esta altura de las circunstancias por los que la familia está pasando, se dieron cuenta de que el único que faltaba por visitar a doña Myrian era su perro Dino. Con la autorización de los doctores el perro fue preparado con su mejor vestimenta para que fuera de visita al Hospital Universitario Nacional (HUN).

Dino, perro que ayudo a su dueña a recuperarse de una grave enfermedad
Dino, perro que ayudo a su dueña a recuperarse de una grave enfermedad
/Foto: Tomada de Semana

Publicidad

Cabe resaltar que la mujer de 68 años a la que no le quedaba ninguna esperanza de vida, que no lograba responder a nada ni a nadie, finalmente fue visitada por su fiel amigo y compañero Dino, que se subió a la cama y cariñosamente empezó a lamer a la señora.

De repente cuando el perro llegó a la mano de su querida dueña, ocurrió el milagro. “Mi mamá intentó agarrar la manito de Dino. Reaccionó”. todos los presentes en ese lugar empezaron a llorar.

Formulario de inscripción para concurso Préndame el arbolito

Publicidad

Te puede interesar: Descifrando dichos con Hebert Vargas y Luis Alfonso

  • Publicidad