Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Receta de lechona en olla a presión: igualita a la tolimense

Prepara una deliciosa lechona tolimense usando tu olla a presión. Para que sorprendas a tus seres queridos con un rico plato típico colombiano.

Imagen referencial, lechona tolimense
Imagen referencial, lechona tolimense
/Foto: Gobernación del Tolima

La lechona es un ícono culinario de nuestro país, va más allá de ser solo un plato; representa la esencia misma de la unión familiar y comunitaria. Su preparación es un evento colaborativo que celebra no solo lagastronomía, sino también la convivencia y la alegría de compartir. La combinación de texturas que ofrece, con su crujiente capa exterior y su interior jugoso y aromático, la convierte en una delicia única en su género.

Los ingredientes necesarios para crear esta maravilla gastronómica son simples y comunes: carne de cerdo, arroz, arvejas amarillas, papa picada en cuadritos, aceite, caldo de carne, sal y una selección de condimentos al gusto. El proceso de adobar la carne es crucial; se realiza el día anterior, masajeando la carne con los condimentos elegidos y dejándola reposar en la nevera durante la noche para que los sabores se integren a la perfección.

El día de la preparación, se inicia la mezcla de todos los ingredientes crudos en un recipiente grande, exceptuando la carne. El arroz, las arvejas, la papa picada y los condimentos se combinan para dar forma al relleno que hará de esta lechona una exquisitez. Luego, en una olla a presión, se colocan capas alternadas de carne adobada y la mezcla preparada, dando paso a un proceso de cocción lento y meticuloso.

El ritual continúa con la cocción a fuego lento durante cuatro horas, permitiendo que los sabores se entrelacen y se fusionen para crear el manjar deseado. Al culminar este tiempo, al apagar el fuego y liberar la presión de la olla, se revela el resultado de este esfuerzo colectivo. Con cuidado, se remueve el contenido de la olla, se mezclan los sabores y se da el toque final a este plato tradicional.

Publicidad

La preparación del cuero del cerdo, que añade ese crujiente adicional, es otro arte. Sazonarlo con especias al gusto y cocinarlo a fuego lento en un sartén antiadherente con papel aluminio y unas piedras para evitar su encogimiento, es parte de la maestría culinaria que completa esta experiencia gastronómica única.

Te puede interesar: Peter Manjarrés: la historia detrás de la canción 'La sinceridad'

Publicidad

  • Publicidad