Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Tips para conservar las espinacas frescas durante más tiempo

¡Pare de botar comida! Le contamos cómo puede lograr que este alimento tan nutritivo se mantenga en buen estado por más tiempo

Espinaca
Getty Images

Las espinacas son un alimento muy nutritivo por su riqueza en vitaminas, minerales y antioxidantes. Sin embargo al comprarlas hay que tratar de consumirlas rápidamente, pues suelen dañarse con facilidad.
Es por eso que hoy te queremos compartir algunos tips para que logres conservarlas un poco más tiempo:

Compra espinaca fresca: Elige espinacas que estén frescas y crujientes en el momento de la compra. Evita las hojas marchitas o con manchas.

Lava y seca bien: Antes de guardar la espinaca, lávala en un recipiente con agua fría para eliminar cualquier suciedad. Asegúrate de enjuagarla completamente. Luego, sécala con cuidado usando una centrifugadora de ensaladas o papel de cocina. La espinaca debe estar completamente seca antes de almacenarla.

Utiliza bolsas de plástico perforadas: Coloca las espinacas secas en bolsas de plástico con pequeñas perforaciones. Estas perforaciones permiten una mejor circulación de aire y evitan la acumulación de humedad en la bolsa.

Publicidad

Guarda en el refrigerador: Coloca las bolsas de espinaca en el cajón de las verduras del refrigerador. La temperatura ideal para conservar la espinaca es alrededor de 0-4°C (32-39°F). No la guardes en la puerta del refrigerador, ya que esta zona suele tener temperaturas más variables.

Publicidad


No laves antes de tiempo: No laves la espinaca antes de guardarla, ya que la humedad extra puede acelerar su deterioro. Lava solo la cantidad que necesites usar en ese momento.

Revisa y retira hojas deterioradas: De manera periódica, revisa la espinaca en el refrigerador y retira cualquier hoja que esté comenzando a deteriorarse. Esto ayudará a mantener el resto fresco.

Usa contenedores herméticos: Si prefieres no utilizar bolsas de plástico, puedes guardar la espinaca en contenedores herméticos o recipientes especiales para conservar verduras. Asegúrate de que estén limpios y secos antes de guardar la espinaca en ellos.

Consume rápidamente: Aunque sigas estos consejos, la espinaca tiende a deteriorarse con el tiempo. Trata de consumirla dentro de la semana para disfrutar de su frescura óptima.

Publicidad

Siguiendo los anteriores pasos, puedes prolongar la vida útil de la espinaca y disfrutar de sus beneficios nutricionales durante más tiempo. Recuerda que cuanto más fresca esté al principio, mejor se mantendrá durante su almacenamiento.

Este video quizá te pueda interesar:

Publicidad

  • Publicidad