Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

¡Aterrador! Un hombre perdió los brazos y parte de los pies por la picadura de una pulga

Luego de ser picado por una pulga, el hombre comenzó a sufrir algunos síntomas que parecían estar relacionados con una fuerte gripa.

Diseño sin título (1).jpg
El hombre tuvo que ser sometido a la amputación de los brazos y parte de los pies
/Foto: Twitter @renmusb1

Un hombre de 35 años llamado Michael Kohlhof vivió una experiencia aterradora cuando fue picado por una pulga sin darse cuenta, ni sospechar lo que esto podría ocasionarle.

Después de perder la sensibilidad en sus dedos de los pies y sufrir síntomas parecidos a una fuerte gripe, Michael se dirigió rápidamente a un hospital cerca de la casa de su mamá en San Antonio, Texas, Estados Unidos.

Suscríbete a nuestro canal de WhatsApp  y entérate de las noticias más importantes. Lo mejor del humor, farándula y artistas en un solo lugar:👉🏻  https://lc.cx/ZeG6t6

Publicidad


En el hospital, su condición empeoró y sufrió un shock séptico (cuando una infección provoca presión arterial baja), lo que lo llevó a la unidad de cuidados intensivos. Los médicos hicieron todo lo posible por mantenerlo con vida, utilizando un ventilador diálisis, antibióticos y otros medicamentos intravenosos, ya que sus órganos comenzaron a fallar rápidamente.

La situación se volvió tan grave que los médicos lo desahuciaron y pidieron a su madre que avisara a los familiares más cercanos para que pudieran despedirse de él. La familia estaba temiendo lo peor, pensando que Michael podría tener muerte cerebral, ya que estuvo a punto de perder la vida en varias ocasiones. Sin embargo, para sorpresa de todos, después de 11 días, Michael milagrosamente comenzó a recuperarse, y los médicos pudieron retirar el ventilador y la sedación sin mayores consecuencias físicas.

Publicidad

A pesar de su recuperación, Michael tuvo que enfrentar un nuevo desafío: sus manos y pies comenzaron a desarrollar gangrena debido al tratamiento con vasopresores, uno de los medicamentos que le salvaron la vida.

Dado que no había un tratamiento viable para la gangrena, el equipo médico tomó la difícil decisión de amputar ambas manos hasta los antebrazos y la mitad de los pies. Esta fue una noticia devastadora para Michael, quien vivía en Houston y era un amante del arte. Era voluntario en causas sociales y cuidador de mascotas. Sus manos eran fundamentales para seguir sus pasiones.

Sin embargo, su hermano Greg lo alentó, diciéndole que aunque había perdido sus manos físicas, su mente y espíritu seguían intactos, y siempre podría encontrar nuevas formas de ejercer su creatividad y bondad.

Publicidad


Los médicos determinaron que la causa de la respuesta que estaba teniendo su cuerpo estaba relacionada con el tifus el cual se originó a partir de la picadura de una pulga. El tifus transmitido por pulgas se presenta en climas tropicales y subtropicales de todo el mundo, y si no se trata a tiempo, puede causar enfermedades graves en los órganos.

Esta experiencia dejó una lección importante para todos: es esencial tomar medidas rápidas y estar consciente de las enfermedades transmitidas por insectos para evitar situaciones similares en el futuro. La vida de Michael cambió drásticamente, pero su valentía y determinación para enfrentar este desafío son una inspiración.

Publicidad

Te puede interesar: La historia de la canción Color Moreno

  • Publicidad