Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Pensó que era transexual, se cambió de sexo y luego se arrepintió; terminó demandando a la clínica

La joven, que ahora libra una batalla legal, argumenta que el centro de salud "arruinó" su vida.

Joven pensó que era trans y se arrepintió
Joven pensó que era trans y se arrepintió
/Foto: Clarin- Twitter

Susana Domínguez, una joven española de 24 años, libra una fuerte batalla legal contra una clínica luego de que esta le realizara un tratamiento para cambio de sexo en 2014; la joven se arrepintió de la transición.

Según medios locales, la historia de Susana habría empezado en su adolescencia, cuando tenía 15 años, época en la que creyó ser unchico atrapado en el cuerpo de una chica,por lo que decidió ir al psicólogo.

Tras la valoración de la joven, el profesional le autorizó el inicio del tratamiento hormonal de cambio de sexo, lo que luego terminó en la extirpación de sus pechos y su útero.

Aunque Susana no había tenido problema con su sexualidad, seis años después se arrepintió de su decisión y acusó al psicólogo de hacer su trabajo mal, pues según ella no la guio correctamente.

Publicidad

La denuncia argumenta que Susana no recibió tratamiento psicológico durante su cambio de género y sufrió diversos trastornos, llegando incluso a intentos de suicidio.

"Fui a la primera psiquiatra, la que me remitió al psicólogo, dando por bueno que yo era trans. Ahora, años después, ella solo dice: ’Ay, pero si tú estabas muy segura, estabas muy segura. Yo tenía 15 años. ¿Cómo me dejaron hacer eso? ¿Cómo podía estar segura de lo que quería?", contó la joven a un medio.

Publicidad

Por su parte, la joven y su familia interpusieron una demanda contra la clínica por el diagnóstico incorrecto de disforia de género y ausencia de acompañamiento psicológico a la chica durante su transición de mujer a hombre.

"Yo estaba muy mal, no podía relacionarme y hacer amigos, me costaba hablar con el psicólogo y aun así hizo los informes para recibir el tratamiento hormonal y las operaciones. Si no sabía ayudarme me podría haber enviado a otro, en vez de arruinarme la vida. La última vez que fui a su consulta se puso a temblar, nos echó y nos dijo que fuéramos a la asesoría jurídica del hospital", puntualizó Susana.

Te puede interesar: Reconocimiento especial a Los Tigres del Norte

  • Publicidad