Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Explosión en motel de Fontibón dejó una persona herida y varios daños materiales

Las autoridades investigan el motivo de la detonación, que al parecer puede estar relacionada con extorsiones.

En los últimos días se han presentado diversos ataques a la comunidad y a las fuerzas de la seguridad, causando temor en la ciudadanía y zozobra sobre posibles atentados, como los ocurridos en Bucaramanga y Norte de Santander.

En esta ocasión fue en plena ciudad de Bogotá que tuvo lugar un atentado contra un motel en la localidad de Fontibón, ubicado en la carrera 102 con calle 17, en el barrio La Macarena, donde delincuentes detonaron un artefacto explosivo frente a un establecimiento conocido como Elysium, afectando a un guarda de seguridad y la fachada el edificio.

Por fortuna, a tan solo media calle del lugar de los hechos hay un centro asistencial, donde fue llevado de urgencia la única víctima del atentado, donde le prestaron de inmediato atención médica debido al impacto. Las autoridades investigan los móviles del ataque.

Al parecer el guarda tuvo tan solo heridas leves que pudieron ser tratadas en dicho centro asistencial y fue dado de alta horas después. De acuerdo con el coronel Héctor Andrés Rodríguez, de la Policía Metropolitana de Bogotá, indicó que las autoridades están haciendo uso de cámaras de seguridad para identificar a los delincuentes: “Seguimos con el proceso de investigación, donde por medio de cámaras, damos con la trazabilidad de esta persona que arroja el artefacto explosivo y posteriormente su ruta de evacuación”.

Publicidad

Hasta el momento se manejan dos hipótesis sobre las razones del ataque. La primera tiene que ver con un presunto ataque por no pagar una extorsión, un hecho parecido al ocurrido hace algunos días en Tunjuelito, en el que un bar fue víctima de un explosivo arrojado por delincuentes.

La otra hipótesis que se maneja relaciona al propietario del establecimiento con un grupo criminal al que presuntamente le podría deber un dinero, por el cual fue amenazado con el artefacto explosivo.

Publicidad

Te puede interesar: Final tensa en la Batalla Red Bull

  • Publicidad