Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Cobra se quiso alimentar de los genitales de un hombre en un safari

La mordedura le causó un daño permanente al turista.

Cobra
Cobra
/Foto: Getty

La serpiente es uno de los animales más respetados en el reino animal y más cuando hablamos de la cobra que tiene un veneno tan fuerte que es capaz de matar a un hombre en pocos minutos.

Recientemente se conoció la historia de un hombre holandés que estaba realizando un safari en Sudáfrica y fue mordido por una cobra en sus partes íntimas; los hechos se presentaron cuando el hombre ingresó a un baño y se sentó en el inodoro sin percatarse que el animal estaba escondido.

Tras ser atacado el hombre, de 47 años, tuvo que ser trasladado de urgencias en helicóptero hasta un centro de salud donde informaron que sufrió una necrosis escrotal a causa de la mordida del reptil. Así mismo se indicó que después de la mordida el hombre tuvo mucho ardor, vómitos y un dolor muy fuerte desde la ingle hasta el abdomen y la parte superior del pecho.

Publicidad


La grave mordida provoco serios daños por lo que la victima tuvo que ser ingresada a una cirugía reconstructiva en sus genitales.

El informe médico que brindó Urology Case Reports detalló: “se notó que su pene y escroto estaban hinchados, de color morado oscuro y con dolor al ingresar al hospital. Se le diagnosticó necrosis escrotal y recibió múltiples dosis de un antisuero de veneno de serpiente inespecífico y antibióticos de amplio espectro”.

Publicidad

El mismo informe agrega que “Se informó que la necrosis escrotal afectaba a toda la fascia (de la piel a los espermatozoides internos) y se extirpó con márgenes extensos. Se realizó un cierre primario, dejando un drenaje in situ”.

Cuando la victima regresó a Países Bajos debió extirparse mucho más tejido muerto y debido a esto los cirujanos reconstruyeron sus partes intimas utilizando un injerto de tejido que tomaron de su ingle.

Sobre la serpiente, se sabe que fue una cobra hocicuda, conocida científicamente por el nombre de "Naja annulifera".

  • Publicidad