Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Doloroso sufrimiento de hombre mordido en sus partes por serpiente oculta en el inodoro

El reptil logró destrozar la zona íntima del hombre que tuvo que soportar un intenso dolor al no recibir a tiempo el antídoto.

Sanitario
sanitario
/ Foto: Getty Images

Un hombre en Sudáfrica sufrió la dolorosa y peligrosa mordida de una serpiente que se encontraba oculta en el inodoro en el que se sentó para hacer sus necesidades fisiológicas.

El hecho ocurrió en una reserva natural a donde llegó el turista, proveniente de Holanda, para pasar sus vacaciones; en medio de su hospedaje el hombre sufrió un incidente al no percatarse que dentro del inodoro había una venenosa serpiente que lo atacó tan pronto se sentó.

El reptil logró morder los genitales del turista, de 47 años, y pasarle veneno que rápidamente comenzó a hacer efecto en su salud.

Los gritos de dolor del hombre alertaron a los demás visitantes y trabajadores de la reserva natural llamada Urology Case Reports, quienes lo auxiliaron intentando trasladarlo a un centro médico; sin embargo, debido a la dificultad de traslado fue necesario el arribo de un helicóptero ambulancia que logró llevarlo al hospital después de tres horas de haber sido mordido por el animal.

Publicidad

Una vez fue atendido por personal médico se confirmó que fue una cobra hocicuda (Naja annulifera) la que atacó al turista y le provocó una necrosis escrotal, es decir, la muerte del tejido en la zona del escroto.

Tras determinar la situación de salud del turista le fue aplicado el antídoto, pero ya habían pasado cinco horas con el veneno en su cuerpo y especialmente en su zona genital.

Como solución, los médicos tuvieron que extirpar gran parte de los tejidos dañados y realizar diálisis para hacerle a los daños que provocó el veneno en los riñones y para curar las lesiones que dejó el reptil; posteriormente tuvo que ser trasladado para una cirugía estética en la que le reconstruyeron el pene con un injerto de espesor total extraído de la ingle.

Publicidad

El hombre, tras un año de recuperación, logró retomar su vida con normalidad y su parte genital recobró funcionamiento; por esta razón los expertos decidieron documentar este insólito caso en una prestigiosa revista médica de Países Bajos y en la que se afirma que, además de recobrar el funcionamiento del pene, no desarrolló secuelas neurológicas.

Te puede interesar: ¿Qué significa NEA en nuestro diccionario kallejero?

  • Publicidad