Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Tal vez más tarde
Quiero recibirlas

Publicidad

"No sé qué hacer": desgarrador último audio de conductor de taxi asesinado por ladrones

Uno de sus compañeros le advirtió que se fuera de la zona por ser un "atracadero".

Taxis referencia AFP
Último audio de conductor de taxi asesinado por ladrones
/ Foto: AFP

Jhon Fredy Quiceno López, quien llevaba 3 años conduciendo taxi, fue asesinado, al parecer, a manos de dos ladrones que le tendieron una trampa, al sur de Bogotá; el hombre habría sido advertido del peligro de la zona por uno de sus compañeros.

Según se conoció, la víctima fue contactada por la aplicación Taxis Libres para recoger un pasajero en el barrio Juan Pablo II y llevarlo al Aeropuerto Internacional El Dorado; sin embargo, de camino al punto de partida, Quiceno manifestó a uno de sus compañeros que notaba algo extraño en la situación.

“No sé que hacer, hay un man que dice que entre, que la mamá, que entre al parqueadero por la de debajo de Juan Pablo, no sé qué hacer”, dice el taxista asesinado a su compañero.

En respuesta, el otro taxista lo advierte del peligro: "Eso es un atracadero, a mí el otro día me la hicieron. No vaya a entrar, ábrase de ahí. Si el asesor lo llama, diga que eso es una olla, un callejón sin salida. Sálgase de ahí. Usted si es bruto, para qué se mete, deje de ser tan hambriento".

Publicidad

“Es severo ñero, ya me metí”, fueron las últimas palabras enviadas por el taxista a su compañero.

Con angustia, y luego de no saber más de su compañero, el taxista que lo advirtió le envió un nuevo audio, esta vez preguntando qué había pasado y si había logrado salir; lastimosamente ya no tuvo respuesta.

Publicidad

Según versiones extraoficiales, los delincuentes intentaron robarlo, pero el conductor se resistió, por lo que fue asesinado.

A pesar de la fatídica situación, las autoridades aseguraron que los hechos son materia de investigación, pues no hubo signos de violencia; no había heridas ni de disparos ni arma blanca.

  • Publicidad