Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Grandes o pequeños: Cuál es el tamaño ideal para complacer en el delicioso

Hay muchos imaginarios de las personas pensando que el tamaño define y proporciona el placer a la hora de tener relaciones sexuales, un experto en temas de sexualidad nos aclara todas las dudas en este tema.

En diálogo con el doctor Fernando Rosero, sexólogo, aclaramos algunas dudas, mitos y verdades relacionadas con qué tanto influye el tamaño en las relaciones sexuales.

Quizá uno de los mitos más grande a la hora de tener relaciones sexuales es que 'entre más grande, mejor', pero para este experto en temas de sexualidad esta premisa no siempre es necesariamente cierta. En el caso de los hombres otros aspectos como la estimulación previa, caricias, la forma de moverse y pensar en la satisfacción de la otra persona influyen más que el tamaño.

Aunque en el imaginario de las personas está que la sociedad solo se cuestiona respecto al tamaño de los órganos sexuales de los hombres, este es un tema que preocupa también en bastante medida a las mujeres "por ejemplo el tamaño de los senos, el tamaño de la vagina, incluso está muy de moda la ginecología estética está en furor", reveló el doctor Rosero.

Al respecto explicó que desde temprana edad las mujeres crecen con el temor de si tendrán la capacidad de ser buenas madres o ser sexualmente activas porque el tamaño de sus senos es pequeño, con la vagina ocurre lo contrario pues piensan que entre más 'estrecha' mejor para proporcionarle más placer a su pareja. En este sentido el sexólogo explicó que "eso es absolutamente paradójico porque es una de las cosas con la que más sufren las mujeres. Por ejemplo, la estrechez vaginal que es muy típica, es una de las etapas más incómodas de la vida sexual de las mujeres, pero ese es un pensamiento machista de la mujer porque ella no tiene por qué pasarla mala para darle placer a otro".

Publicidad

Con esta reflexión concluyó que en un contexto machista muchas veces la sexualidad influye negativamente y puso como ejemplo que si uno de los dos en la relación de pareja se niega con cierta frecuencia a tener relaciones sexuales hay tres cosas que inmediatamente llegan al imaginario de la persona 'rechazada'. "La primera es que ya no siente atracción sexual por mí, otra es que crea que tiene a otra persona y la tercera puede ser que crea que tiene cambios en su orientación sexual".

Publicidad

De cualquier forma lo último que estas personas imaginan es que posiblemente su pareja puede estar sufriendo de algún episodio que requiera intervención médica para solucionar el posible problema sexual que está atravesando y es lo que se recomienda antes de llegar a alguna de las tres conclusiones anteriores.

  • Publicidad