Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Se enamoró de un preso a través de cartas, se casaron y ese mismo día la asesinó

La mujer nunca pensó que el hombre que estaba preso tuviera la intención de acabar con su vida.

Imagen referencial boda
Imagen referencial boda
/Foto: Getty Images

A pesar de que en muchas ocasiones se crea la teoría de que el amorse encuentra en los lugares o momentos más inesperados, puede llegar a ser un gran problema por riesgos en que incurren las personas.

Así se desarrolló el caso de Oksana Poludentseva, una mujer de 36 años que se encontraba soltera y no le vio problema a responder algunas cartas de un hombre que se encontraba privado de la libertad enRusia.Se trataba de Stepan Dolgikh quien estaba terminando una sentencia por delitos desconocidos y a sus 35 años estuvo dispuesto a seguirle el juego a la mujer.

A medida en que se enviaban mensajes en los que poco a poco se declaraban su amor, llegaron a hacerse promesas inquebrantables como que la mujer lo esperaría para unirse en matrimonio ante los ojos de Dios.

Todo sucedió acorde a sus planes y la mujer lo llevó hasta su pueblo llamado Chik, en el que iniciarían una vida juntos; no pasó mucho tiempo para que le dieran fecha a su matrimonio, incluso invitaron a familiares y amigos que asistieron con gran ánimo.

Publicidad

Según los mismos, no sospechaban nada trágico del día, pues la mujer se encontraba bastante feliz y todo había salido como quisieron, hasta que, de un momento a otro, el hombre comenzó a agredirla hasta el cansancio; esto tomó por sorpresa a todos los invitados quienes incluso aseguraron estar en shock.

Las declaraciones de Stepan se basaron en celos ocasionados porque su esposa observó y sonrió varias veces con un hombre que fue invitado a su fecha especial, esto lo motivó para tirarla a la calle y ocasionarle graves heridas con sus puños y patadas, los cuales terminaron acabando con su vida sin ningún signo de arrepentimiento, incluso después de otorgarle 18 años de prisión.

Publicidad

Te puede interesar: Pilar Schmitt casi se casa en Catar con un árabe - La Kalle

  • Publicidad