Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

La Kalle logo amarillo oficial footer
Entérate de lo más reciente en el mundo del entretenimiento al activar las notificaciones.
Quiero recibirlas
Tal vez más tarde

Publicidad

Retirar cesantías para pagar deudas: así puedes hacerlo

Pese a que el retiro de cesantías tiene como finalidad principal la compra o remodelación de vivienda, hay una opción para retirar este dinero para saldar deudas.

Imagen referencial, pago de la deudas por vivienda
Imagen referencial, pago de la deudas por vivienda
/Foto: Getty Images

Teniendo en cuenta la legislación colombiana, lascesantías se erigen como un recurso versátil que va más allá de ser un simple fondo de contingencia. Según la ley del país, estos ahorros pueden ser utilizados como seguro por desempleo, para financiar o mejorar vivienda, así como para afrontar gastos educativos propios, del cónyuge o de los hijos. Es vital reconocer la importancia de estos recursos y, en caso de no necesitarlos para los fines mencionados, se aconseja evitar su retiro para gastos innecesarios o inversiones sin respaldo financiero sólido.

Las cesantías, pueden ser concebidas como un salvavidas financiero en caso de desvinculación laboral. Según expertos en finanzas personales es prudente no hacer uso de estos fondos a menos que sea absolutamente necesario. Sin embargo, existen situaciones específicas que permiten retiros parciales sin necesidad de renunciar o ser despedido.

En casos como la adquisición de vivienda, el pago del impuesto predial o la financiación de la educación superior, incluyendo posgrados, se permite el retiro parcial de las cesantías. Además, ciertos créditos, como los educativos, admiten este tipo de retiros. En el caso de deudas adquiridas para la formación académica, presentar el certificado del crédito, el saldo pendiente y documentación que acredite el destino del préstamo es esencial.

Publicidad


Las cesantías también pueden destinarse al pago de cuotas del Icetex, presentando el estado de cuenta emitido por la entidad. Por otro lado, los créditos hipotecarios son otra área donde es permitido realizar retiros parciales. Estos fondos pueden ser utilizados para la cuota inicial o abonar a los pagos mensuales, ya sea para vivienda nueva o usada, así como para remodelaciones que añadan valor o solucionen problemas de infraestructura.

En el ámbito educativo, las cesantías pueden ser invertidas en formación universitaria, especialización o programas que enriquezcan la experiencia laboral. Asimismo, pueden destinarse al pago de matrículas y pensiones de estudios primarios, secundarios, universitarios o formación tecnológica de hijos o cónyuges.

Publicidad

En caso de decidir el retiro de las cesantías sin un destino específico, se sugiere considerar opciones de inversión en el mercado financiero, como los Certificados de Depósito a Término (CDT) o los Fondos de Inversión, que puedan generar rentabilidad. Planificar sabiamente el uso de las cesantías es esencial para optimizar su impacto financiero y asegurar un respaldo sólido en momentos críticos.

Consejos de los expertos para invertir adecuadamente

Hacer un buen uso de las cesantías es fundamental para optimizar tu situación financiera a largo plazo. Aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar:

  1. Conoce tus derechos y obligaciones:

    Antes de tomar cualquier decisión, infórmate sobre la normativa y regulaciones relacionadas con las cesantías en tu país. Entiende tus derechos y deberes para tomar decisiones informadas.

  2. Mantenlas como un fondo de emergencia:

    Las cesantías actúan como un colchón financiero en caso de desempleo. Evita retirarlas a menos que sea absolutamente necesario. Mantenerlas como un fondo de emergencia te proporcionará tranquilidad y seguridad financiera en situaciones inesperadas.

  3. Utilízalas para vivienda o educación:

    Las cesantías pueden ser destinadas a la compra, mejora o pago de cuotas de vivienda. También se pueden utilizar para la educación propia, de tu cónyuge o de tus hijos. Estos son gastos importantes y bien fundamentados.

  4. Evita gastos innecesarios:

    Resistir la tentación de retirar las cesantías para gastos superfluos es crucial. Utilizar estos fondos para compras impulsivas o inversiones riesgosas puede afectar tu estabilidad financiera a largo plazo.

  5. Analiza tus deudas:

    Si tienes deudas, especialmente aquellas con tasas de interés más altas, considera utilizar las cesantías para reducir esos saldos. Esto puede aliviar tu carga financiera y mejorar tu salud crediticia.

  6. Invierte con prudencia:

    Si decides invertir las cesantías, hazlo con cautela. Busca opciones de inversión que se ajusten a tu perfil de riesgo y metas financieras. Consulta con un asesor financiero si es necesario.

  7. Planificación para la jubilación:

    Aunque las cesantías están destinadas para situaciones específicas, también pueden ser una parte de tu estrategia de jubilación. Consulta con expertos para integrarlas sabiamente en tu planificación de retiro.

    Imagen referencial ahorro cesantías
    Imagen referencial ahorro cesantías
    /Foto: Getty Images

  8. Actualiza tu información personal:

    Asegúrate de que la información asociada a tus cesantías esté actualizada, incluyendo beneficiarios. Esto garantiza que, en caso de fallecimiento, los fondos se distribuyan según tus deseos.

  9. Consulta con profesionales:

    Si tienes dudas o necesitas asesoramiento, no dudes en consultar con expertos financieros. Un asesor puede proporcionarte información personalizada basada en tu situación y metas específicas.

  10. Revisa periódicamente tu situación financiera:

    La vida y las circunstancias cambian. Revisa regularmente tu situación financiera y ajusta tu estrategia según sea necesario. Mantener un enfoque flexible te permitirá adaptarte a cambios en tu vida.

Recuerda que las cesantías son un recurso valioso y estratégico. Tomar decisiones informadas y planificar cuidadosamente su uso contribuirá a tu estabilidad financiera a largo plazo.

También puedes ver:

Aprendiendo a bailar en las calles de Bogotá: la historia de una pareja soñadora

Publicidad

  • Publicidad